Uñas gel: tu mejor opción para dejar de morderte las uñas

uñas de gel fuenlabrada

Uno de los problemas más comunes por los que acuden a nuestro centro de uñas de gel Fuenlabrada la mayoría de mujeres son las uñas mordidas. Morderse las uñas puede ser un hábito que hayamos adquirido en la infancia y se haya vuelto un tic nervioso.

O que estemos pasando por una época de estrés en el trabajo, separaciones, exámenes en la universidad, dejando de fumar y hayamos empezado sin darnos cuenta a mordernos las uñas.

Sin duda las manos son una de las primeras cosas en las  que se fija la gente, hablan de nuestra higiene personal y sirven para que los demás se formen un juicio acerca de nosotros a primera vista. Por lo tanto es importante tenerlas bien cuidadas siempre.

El hábito de morderse las uñas puede causar que se vuelvan quebradizas, que no consigamos llevarlas largas y muchos otros problemas. Y una de las soluciones más eficaces y más rápidas que hay hoy en día es optar por las uñas de gel.

Estas son una alternativa a la manicura a base de un gel flexible que se adhiere a nuestra uña con un pegamento especial y que puede durar hasta tres semanas (tiempo en el cual evitaremos mordernos las uñas y estas permanecerán perfectas).

 

¿Qué ventajas encontramos con este tipo de tratamiento?

  1. Tendremos una manicura perfecta durante semanas

Así nos podremos olvidar de tener que estarnos haciendo la manicura tradicional cada semana para retocar los desconchones, al no mordernos la uña esta estará larga y perfecta. Se verán brillantes y resistentes durante 3 semanas más o menos (tiempo  en el que se nota la  diferencia entre nuestra uña  que crece y la de gel).

  1. No son nada molestas

Este tipo de  uña se adapta perfectamente a la forma de nuestra uña natural. La aplicación es muy sencilla y podremos darle el diseño y la forma que queramos. Además de elegir el largo que mejor nos convenga, desde alargarlas a dejarlas a la altura de nuestra uña normal.

  1. Evitaremos mordernos nuestra uña y las uñas partidas

Esta manicura es de lo más resistente, así que darán igual los golpes que reciben nuestras uñas a diario que se mantendrán perfectas, y al no poder mordernos nuestra uña debajo de la de gel crecerá sana y nosotras iremos perdiendo poco a poco la costumbre.

 

¿Cómo es el procedimiento para tener uñas de gel?

Antes de comenzar nos lavarán las uñas con antiséptico, las secarán muy bien, procederán a eliminar  o bajar con mucho cuidado nuestra cutícula y eliminar  los restos de polvo que hayan podido quedar.

Posteriormente nos colocarán el molde de forma centrada para que quede entre la uña y la piel. Los profesionales usan esto como una marca que les sirve de guía para el largo de la uña deseado.

Dependiendo del tipo de gel que se vaya a usar se aplicará o no una capa de base para gel (solamente si vamos a usar gel trifásico) y secar la base durante treinta segundos bajo una lámpara LED. Si se coloca gel monofásico este paso podremos suprimirlo.

El momento del gel llega ahora, se aplicarán varias capas de gel y una vez seco se aplicará el color (o se podrá hacer la uña con gel de color según preferencias). Estas capas se aplicarán una a una, secando cada una bajo la lámpara.

Cuando estén todas las capas se retirará el molde con una espátula y se retirarán los  restos y limpiará la uña. Usando una lima se dará la forma deseada a la uña, se matizará esta con ayuda de taco y finalmente les daremos el color y diseño deseados.

 

¿Y los cuidados?

Aconsejamos hidratar las uñas a diario, encontraremos aceites de cutícula muy buenos para que nuestra uña crezca debajo fuerte y sana. Además de no intentar retirar las uñas partidas sino pegarlas con un pegamento especial que encontraremos en cualquier tienda especializada de uñas de gel Fuenlabrada.