¿HUMIFICADORES O PURIFICADORES DE AIRE PARA LA HABITACIÓN DE NUESTROS HIJOS?

Los humificadores consisten básicamente en un recipiente de agua que se lleva a su vaporización, incorporándose este vapor al aire circundante. Como consecuencia, aumentan la humedad ambiental, reduciendo la sequedad del aire, que irrita e inflama las vías respiratorias.

Con la llegada del invierno, el uso de calefacciones que resecan el aire y la aparición de enfermedades respiratorias, los humificadores se han convertido en aparatos muy populares, especialmente entre las familias con niños pequeños. Es cierto que estos aparatos aportan beneficios sintomatológicos, pero también presentan números inconvenientes que nos llevan a recomendar un cuidado extremo en su uso.

El principal inconveniente es la necesidad de una limpieza adecuada y diaria de los aparatoso. Debido a la humedad inherente que contienen se convierten en un caldo de cultivo muy propicio para la proliferación de microorganismos, principalmente virus, bacterias y hongos. Es imprescindible limpiarlos cada día a conciencia y, además, evitando productos desinfectantes susceptibles de añadir contaminación (por ejemplo, formaldehidos) al aire circulante. Una buena solución, es el agua oxigenada. Esta limpieza abarca los filtros y también los depósitos de agua. Tener un humificador y descuidar su limpieza es mucho peor que no tenerlo.

También es preciso controlar el nivel de humedad que crean, ya que superados determinados límites (el 50%, aproximadamente) favorecen el crecimiento de ácaros y  hongos en su entorno.

Finalmente, en casos extraordinarios, algunos modelos pueden llegar a incendiarse por sobrecalentamiento. Recientemente, la empresa Sears se vio obligada a retirar 800.000 unidades de un determinado modelo por esta razón.

Por su parte, los purificadores de aire no alteran de ningún modo la humedad del ambiente, pero sí que eliminan ácaros, alérgenos y partículas del aire, así como los gases contaminantes o COVs,; son por tanto, en nuestra opinión, mucho más eficaces y seguros. Como ya hemos dicho, su función no es exactamente la misma que la de los humificadores, pero su objetivo final, luchar contra irritaciones e infecciones respiratorias, es bastante parecido. Los últimos modelos de purificadores de aire basados en la tecnología de oxidación fotocatalítica, como los fabricados en España por la empresa Biosintel, son seguros, silenciosos, extremadamente fáciles de instalar y no exigen apenas mantenimiento.

En cualquier caso, humificadores y purificadores de aire son compatibles y pueden compartir espacio en la habitación de los niños. Pero siempre realizando un correcto y escrupuloso mantenimiento diario del humificador.