¡Reforma tu casa sin que quedes en la ruina!

Una de cada dos personas siente aversión hacia las reparaciones de su casa, y el 40% elige acumular desperfectos y convivir con ellos durante un lapso que oscila entre 6 meses y un año por no ponerse manos a la obra o gastarse el dinero.

Por esta razón queremos ayudarte y demostrarte en esta oportunidad, cómo hacer la reforma tu casa sin que quedes en la ruina.

¡Reforma tu casa sin que quedes en la ruina!

Pintura

La pintura puede ser un gasto muy alto, sobre todo si hay que quitar antes baldosas de la pared para poderse poner a trabajar. Si lo que quieres es gastar menos en la reforma, la mejor opción de todas será pintar sobre los azulejos.

Pero puedes realizarlo tú, te sugerimos que encuentres una pintura muy especial para este tipo de material, un rodillo corto de lacar y una brocha para poder perfilar esquinas.

Suelo

La elección menos costosa y que no requiere obra, para cambiar el suelo es emplear vinílico o linóleo autoadhesivo, que se ponen fácilmente por encima del antiguo y son resistentes a la humedad. Además, si lo que se busca es un algo más consistente puede que no sea la mejor alternativa.

Otra elección es el suelo de resina; por 700 euros se pueden reformar 12 metros cuadrados, y por 100 más se podría instalar tarima flotante.

Puertas

Cambiar las puertas de la casa puede suponer un gasto importante, sobre todo si tienen tamaño o apertura particulares, que requiere de un trabajo a medida. Para rebajar el gasto, existe la opción de lijarlas y volverlas a pintar con el color que se desee.

Pladur en lugar de ladrillo

El pladur es otro de los elementos de la tabiquería seca. Se trata de placas de yeso laminadas entre 2 capas de cartón, con distinto grosor y medida, que pueden usarse como paredes divisorias, estanterías o techos decorativos.

Es más veloz de poner y genera menos escombros que el ladrillo, aunque claro, resiste menos y es aislante, además de poderse pintar directamente.

Iluminación.

Este punto de gasto hay que asumirlo sin posibilidad de aplicar el método de la obra seca. En este caso, un buen análisis de la distribución de la vivienda, para saber con exactitud donde necesitamos más o menos iluminación, es esencial para alcanzar rebajar el costo de la obra.

Por último, ten en cuenta que lo de reformar tu casa, puede ser a veces estética y funcional a la vez, pero algunas veces se te puede olvidar y escoger lo que más te encanta y así se vuelve más costosa la reforma.

Por ello, nuestra  sugerencia es que si quieres reformar una casa antigua, son los colores neutros y las líneas fáciles de muebles básicos son la elección menos arriesgada y menos costosa.