¿Negligencias médicas? Qué hacer y cuáles son los plazos para reclamar

reclamar negligencia medica

Aunque estemos desbordados por una sensación de impotencia, ansiedad y nerviosismo deberemos tener en cuenta que para poder reclamar negligencia médica toda la documentación médica tiene una gran importancia.

Así que deberemos solicitar copias de todos los documentos médicos aunque a nosotros nos parezcan documentos sin mucha importancia pueden ser decisivos en el proceso. 

Aparte de ello si hemos sido víctimas de una negligencia médica que nos ha provocado lesiones es muy aconsejable hacer un seguimiento fotográfico de la evolución de cada lesión que tengamos.

 

¿Cuáles son los procedimientos que deberemos seguir?

Antes de entender los procedimientos tendremos que centrarnos en los dos grandes grupos de negligencias médicas que nos encontraremos. Los errores médicos que se cometen en centros públicos (Seguridad Social) y los errores sufridos en centros médicos de índole privada.

En la Sanidad Pública (hospitales públicos, centros de salud, ambulatorios)

Deberemos realizar una RECLAMACIÓN POR RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL en la administración sanitaria competente. En la cual reclamaremos una indemnización por daños y perjuicios por mala praxis.

Tendremos de plazo hasta un año desde que ocurriese la negligencia ya sea daño, lesión, enfermedad o fallecimiento del paciente. Si se trata de lesiones o daños la fecha de reclamación empieza a contar desde que se estabiliza o cura la lesión y no desde el momento en el que se produce.

¿Cuando se produce esta cura? Cuando la víctima recibe el alta médica de las lesiones provocadas tanto si se  curan como si se estabilizan, ya que habrá lesiones que las víctimas  tengan que arrastrar el resto de su vida.

Por ello es complejo poder establecer de forma exacta cuando empieza a contar el plazo para poder reclamar la negligencia médica y no pasarnos de plazo. Y precisamente esta es la razón porla que hay contar con abogados especialistas en este ámbito ya que hay circunstancias que cambien estas fechas límite.

Si se trata de una Sanidad Privada (hospitales y centros médicos privados, médicos privados, odontólogos, centros de cirugía estética, cirujanos plásticos…)

Tendremos que interponer una DEMANDA por RESPONSABILIDAD CIVIL ante la jurisdicción CIVIL contra todos los causantes del daño.

En este caso contaremos con un periodo de 5 años (si hablamos de Responsabilidad Contractual), aunque nos encontraremos con excepciones en el que estos cinco años se reducen a uno (Responsabilidad Extracontractual). 

Al igual que en el anterior supuesto el plazo empieza a contar desde cuándo ocurre o desde cuando se recibe el alta o se estabilizan los daños. en casos de  fallecimiento el límite para reclamar la negligencia médica será de un año.

En este caso encontramos una diferencia significativa. Si tenemos un contrato (responsabilidad contractual) con alguna aseguradora (Sanitas, Adeslas….) o si hemos contratado un médico para una intervención el plazo será de cinco años.

Mientras que si el médico que ha ocasionado la lesión o fallecimiento está al amparo de un contrato suscrito con alguna de las aseguradoras (Responsabilidad Extracontractual) es decir, no tenemos un contrato  con él directamente ni abonamos sus honorarios, el plazo se reducirá a un año.

Encontraremos en ambos casos, negligencia sanidad pública o privada, la posibilidad de acudir a la jurisdicción penal, aunque dependerá de cada caso la conveniencia de tal acción.

 

¿Qué podremos pedir como indemnización?

1) DAÑOS PERSONALES: En los cuales entran las lesiones permanentes, la incapacidad temporal (el tiempo que hemos tardado en curar o estabilizar las lesiones) y el daño moral (el dolor, la angustia, los padecimientos que hemos tenido que sufrir tanto nosotros la víctima como nuestros familiares).

2) DAÑOS MATERIALES: En este caso hablaremos de daños emergentes (los cuales engloban todos los gastos que conlleva la negligencia médica, hospitalización, futuras intervenciones, rehabilitación, transportes…) y el Lucro Cesante (que es la pérdida de  la situación que teníamos y de la capacidad).

Hay dos figuras imprescindibles en todo este procedimiento, la del perito experto en la materia que se encargará de estudiar toda la documentación y de emitir un informe posterior vital en el procedimiento y los abogados que desde el primer momento en el que nos decidimos a reclamar negligencia médica nos acompañarán hasta el final.